Anatomía del movimiento, ¿asignatura pendiente?. Eskrima views.


Hace poco hablaba con alguien a quien puedo considerar un compañero de Armas ( posiblemente para muchos hoy día esto no signifique gran cosa), sobre un tema que me apasiona y que daría para muchos, muchísimos artículos. Inspirado por esa fructífera conversación, sentí de nuevo la “necesidad” de retomar el tema del movimiento y escribir una nueva entrada en la que escribir un poco más extensamente y así complementar el anterior artículo de Conciencia & Movimiento. Analizábamos y diseccionábamos bajo muy parecidos puntos de vista que significa para nosotros desde la perspectiva de las armas y por extensión de la lucha en general, el movimiento. Una conclusión parece quedar clara, el Arte está en el movimiento.

El movimiento es Ciencia, por lo que me gusta definir todo lo que lo envuelve como: La Anatomía y el Arte del movimiento. Esto que aparentemente suena muy moderno, no es más que un eco del pasado con etiquetas del presente, más atractivas para un nuevo mercado que hoy día devora todo lo que va de “Functional”. Si repasamos un poco la historia de las Artes Tradicionales ( tanto Marciales como deportivas e incluso “espirituales”), descubriremos que de nuevo realmente hay bien poco. Si bien la ciencia y sus adelantos ha permitido estudiar y avanzar mucho más (bajo los parámetros de la física y de la fisiología humana) en el perfeccionamiento de la técnica adecuada y la prevención, el conocimiento profundo del propio ser en relación Cuerpo-Mente, tiene muchos siglos de antigüedad, en el caso de Yoga ( como ya exponíamos en el artículo anterior), miles de años.

La ciencia al servicio del movimiento se me antoja como una de las grandes herramientas de las que podemos disponer dentro de los márgenes de un entrenamiento serio para mejorar las estructuras físicas de la lucha, que en último término y hablando de armas, pueden significar la diferencia entre ( sin exagerar absolutamente ni un ápice)  la vida y la muerte. .

La mecánica corporal ( así interpretaremos el movimiento), estudia el equilibrio y movimiento de los cuerpos aplicado a los seres humanos y se conceptualiza como la disciplina que trata del funcionamiento correcto y armónico del aparato musculo-esquelético ( uso de las articulaciones, huesos, tendones y músculos),  en coordinación con el sistema nervioso, buscando así un perfecto equilibrio o sintonía integradora en todo el sistema.

Algunos de sus objetivos son:

* Disminuir el gasto de energía muscular ( simplificación y eficiencia del movimiento).

* Mantener una actitud funcional y nerviosa ( movimiento funcional, mejora de las conexiones nerviosas neuronales).

* Prevenir complicaciones musculo-esqueléticas ( mejor estudio del movimiento, menos lesiones).

Si tuviésemos que definir el movimiento en pocas palabras, posiblemente podríamos decir que movimiento es coordinación e integración de los factores anteriormente mencionados incluyendo el equilibrio o estabilidad y la postura o alineamiento del cuerpo como elementos indispensables en su desarrollo.

Todo movimiento eficiente debe tener como base una buena posición. Ésta vendrá definida por una serie de características universales, que luego pueden variar en porcentajes dependiendo de la actividad, el momento o las necesidades y circunstancias espaciales. Básicamente una posición adecuada es la que parte de una estructura natural, relajada y flexionada. Con esto queremos decir que cualquier tipo de movimiento que no se de de forma natural en nuestro cuerpo, habrá de ajustarse para una mayor eficiencia en su ejecución, observando las limitaciones técnicas del mismo con respecto a nuestra propia naturaleza, siendo el objetivo la adaptación y la prevención.

Toda acción de movimiento tiene como principio un estímulo nervioso que dependiendo de la acción necesitará de más o menos recursos para su ejecución. Podemos hablar de una simplificación del movimiento, que gracias al trabajo de condicionamiento extendidos en el tiempo ( tiempo variable dependiendo de las características personales del sujeto), comienzan a consumir menos energía para su final realización / ejecución ( es lo que viene definiéndose como el contradictorio mundo de la memoria muscular ).

Hay frases muy inteligentes como la de: ” no temo a un hombre que haya lanzado mil patadas diferentes, temo al que ha lanzado una misma patada mil veces “. Recurriendo una vez más a la farándula de las frases famosas, se dice que la práctica hace la perfección, tal y como yo lo veo, habría que matizar algunas cosas en esta sentencia, ya que para mi “es la práctica perfecta la que se acerca a la perfección”, de otro modo puedes pasar toda una vida practicando patrones erróneos de movimiento y que no lleguen nunca a ser funcionales ni naturales.

Cuando hablamos de movimientos naturales, queremos hacer referencia a aquellos que se nos dan de forma habitual en nuestra actividad cotidiana o mejor dicho, aquellos movimientos para los que nuestro cuerpo está naturalmente diseñado, partiendo de la base de que tenemos un cuerpo de homínidos bípedos, con sus ventajas e inconvenientes ( otro grandioso tema de debate).

Como ya he comentado en otros artículos, nuestro cuerpo no ha evolucionado demasiado con respecto a nuestro intelecto, por lo que básicamente aun estamos diseñados para saltar, correr y trepar a los árboles. Todo ello al servicio de la supervivencia hace que me fije especialmente en este tipo de características y entrenamientos, sobre todo porque resultan ser mucho más saludables y enriquecedores. En la lucha el movimiento sin ningún tipo de duda debe partir de la base de la funcionalidad.

Podemos hablar ahora precisamente de los diferentes tipos de movimiento que llegaremos a desarrollar:

Movimiento Rectilíneo: Progresión rectilínea del movimiento como un todo, con todas sus partes, moviéndose a la misma distancia, en la misma dirección y a una velocidad uniforme.

Movimiento Curvilíneo: Todo movimiento en el que el objeto se mueve en un patrón curvo.

Movimiento Combinado: No hace falta profundizar mucho en ello porque además es el tipo de movimiento más común, un cambio constante de equilibrio tan solo en el movimiento de andar, combina la curva y la recta de una forma natural y dinámica.

Si bien es cierto que hay diferentes tipos de movimiento, más cierto aun es  que todo movimiento eficiente parte de la base de un encadenamiento biomecánico de factores indisolubles que influyen directamente; desde el primer impulso consciente o no, a la ejecución coordinada e integradora del mismo. Si ponemos como ejemplo un simple paso, veremos que hay impulso, traslación de peso ( cambio de peso de una pierna a otra), búsqueda de equilibrio ( sustentado con el movimiento inconsciente de los brazos), flexión de articulaciones que afectan a la absorción y al equilibrio ajustando continuamente nuestro centro de gravedad situado cerca de las caderas ( centro neurálgico de eficiencia con respecto a toda mecánica de golpeo), cabeza erguida y espalda recta, respetando su curvatura natural.

Son precisamente los conceptos de flexión articular, control de la alineación de la espalda, posicionamiento de la cadera con respecto al centro de gravedad y coordinación los que marcan la simplificación estructural del movimiento…el rango de movimiento, la destreza innata y/o condicionada y la coordinación de todos los factores, serán  los que marquen las diferencias y lleguen a crear una identidad que debemos conocer, pulir e integrar…

Pensar en anatomía del movimiento es pensar en multitud de detalles que pasan desapercibidos, porque evidentemente los tenemos tan cerca que no siempre somos conscientes de ellos. La forma correcta del movimiento ayudará a mejorar nuestras carencias naturales, es decir; si no somos rápidos ( cuestión puramente genética), estudiando la ejecución mecánica precisa, ajustando las palancas y analizando nuestro cuerpo, podremos mejorar muchísimo si nos focalizamos en el desarrollo del movimiento no telegráfico ( muy importante dentro de la Eskrima ya que es precisamente una de las características imprescindible del trabajo con armas).

La forma correcta de movimiento, es conocer nuestros límites y estudiar nuestro cuerpo desde la simplicidad, en relación a su movimiento ( con nuestras limitaciones específicas) y la relación que este tiene con todas las conexiones existentes en nuestra actividad psicomotriz.

Introducimos así el concepto  de simplicidad, que resulta ser la madre de las ciencias dentro de la lucha, la capacidad de economízar el movimiento es para mi donde realmente reside el Arte. La complejidad del movimiento no se mide por lo ostentoso del mismo, ni por lo barroca que puede llegar a ser en su ejecución, sino por el proceso de estudio del mismo ( cuando comienzas a analizar un movimiento y te fijas en los detalles, aparentemente deja de ser tan simple). La simpleza y el Arte comienzan cuando cualquier tipo de movimiento al servicio de la funcionalidad, se muestra con una pureza y limpieza auténticas, llegándose a percibir desde el exterior como que cualquier persona podría ejecutarlo perfectamente y sin esfuerzo…hago referencia una vez más a esa frase de “Es simple, pero no es fácil” ( esto es Eskrima).

La forma física adecuada ( trabajo de resistencia, potencia, fuerza, cardiovascular…) sin lugar a dudas tiene una importancia añadida a la hora de afrontar cualquier tipo de actividad física, aunque no siempre será definitiva. Recuerdo muchas veces durante los entrenamientos a los “abuelos” de la Eskrima, cómo siendo muy mayores, aun son capaces de ponerte la cosas feas durante un sparring y pillarte por sorpresa. Una vez, hace años se me ocurrió preguntarle a Ted Wong cuando fue su mejor momento, su mejor estado de forma dentro del Arte del JKD, su respuesta fue “a partir de los 50 años” y la verdad que no me sorprendió.  Hablando del mismo tema con GM John Mac, me decía que SGM Cacoy Cañete consideraba que ahora es cuando mejor estaba (con sus 95 años) porque tan sólo podía recurrir a la técnica más eficiente…sin fuerza alguna ( ahí tenemos casos como los de Tatang ilustrisimo enseñando su estilo a una  avanzada edad, a GM Momoy Cañete enseñando hasta sus últimos días con más de 90 años…y un largo etcétera). Más allá de mitos  y leyendas o convicciones reales sobre este tipo de anécdotas, para mi son casos realmente inspiradores y que me hacen continuar para siempre en esto de las artes de lucha.

El entreno bajo los parámetros de un estudio científico consciente acerca del movimiento, será una de las mayores herramientas de prevención de algunas enfermedades derivadas del sedentarismo o de la descoordinación a la que hemos llegado por inactividad excesiva. Pasamos gran parte del día sentados, luego nos vamos a un gimnasio y nos sentamos en unas máquinas muy bonitas y ergonómicas para “ponernos en forma” ¡sentados! Es decir, es como si tuviésemos un coche muy potente guardado en el garaje que en realidad no sabemos conducir eficientemente y lo más que hacemos por él es mirarlo de vez en cuando a ver que tal está o limpiarle un poco el polvo de por encima.

Una de las cosas que siempre me han apasionado de la Eskrima desde que conocí a mi Maestro Ramón Rubia es la insistencia en la eficiencia del movimiento y gracias a ello darme cuenta con el paso del tiempo de como los pequeños detalles marcan la diferencia. Ajustar la posición de la mano, como colocas el Arma, poner el pie en una determinada forma, desplazar el peso correctamente, correcto ángulo en el que desarrollas el golpe…y así un sin fin de detalles que confirman que la simpleza y por ende el Arte está construido sobre esos pequeños detalles.

Eskrima es movimiento, es indisoluble a su estudio, es más; yo afirmaría que no hay Eskrima sin estudio del movimiento y sin ponerlo en práctica ( sparring). Suelo decir que no se trata de golpear y ya está ( eso lo hace todo el mundo) se trata de golpear correctamente, sentir el movimiento. Ésto requiere dedicación y conciencia. Hay matices que nos diferencian y que nos hacen particulares, son precisamente esos matices los que tienen que trabajarse con más conciencia y de los que tenemos que sacar partido para evolucionar libremente sin ser copias baratas de nuestro Maestros…evidentemente copiaremos gestos, este en realidad no es el problema (es parte del proceso de asimilación y aprendizaje), mientras no se convierta en algo crónico, sistemático e inconsciente.

Investigar significa asumir que vamos a errar en el camino algunas veces, es tan solo la experiencia la que puede llamar a la puerta del conocimiento. Investigar en las diferentes Artes (con una base sólida anterior) se me antoja una herramienta muy interesante y que todos, lejos de sentirnos grandes conocedores de nada, deberíamos emprender. Atreverme a practicar otras artes no significa practicar el “turismo marcial” al que hoy día asistimos, en el que muchos ven poco de algunos estilos de moda y al final crean nuevas “escuelas”, sin darse cuenta de que ya está todo inventado, atreverme a investigar es tan solo ser honesto conmigo mismo y con la idea de la supervivencia.

La Fusión, que no Confusión en mi camino llega de mano de herramientas como por ejemplo el Jiu Jitsu Brasileño ya que considero que es una de las mejores Artes para descubrir aspectos del movimiento. Centrándonos en ello y dejando de lado debates sobre efectividad en la lucha real, el BJJ y las Artes de Grappling en general, pueden llegar a dar un conocimiento muy preciso de como utilizar el cuerpo en diferentes planos junto a un sentido de espacialidad y propiocepción muy afinada.

Trasladando estos conceptos a las armas, entendemos que podremos perfeccionar nuestras “técnicas” sintiendo el movimiento desde una “nueva” perspectiva (esto no significa que nos perdamos por el camino y nos vayamos al suelo de buenas a primeras ante una agresión armada). Básicamente la artes de Grappling nos conectan más con los extremos de nuestro cuerpo y con nuestro Ser homínido, donde las extremidades inferiores retoman un movilidad mucho más parecidas al de los brazos y donde la cabeza se convierte en un apéndice más a utilizar cual extremidad.

Para ir concluyendo, me atrevo a afirmar que la vida es movimiento, lo único que no cesa es el cambio, incluso cuando te detienes algo en ti continúa moviéndose…así que si no le has dedicado hasta ahora conciencia a tu trabajo marcial en relación a tu cuerpo y el movimiento, nunca es tarde para empezar y conocerte un poco mejor a ti mismo…saca partido a un vehículo que se te es dado en casi perfectas condiciones y que te acompañará para el resto de tu vida…

La alquimia del movimiento es la raíz del arte por el que el cuerpo humano puede llegar a expresarse sin palabras.

Si quieres continuar con la idea del movimiento puedes ver la entrada Movimiento & Conciencia íntimamente relacionado con lo que hemos desarrollado aquí.

José Díaz Jiménez

José

José

"Si vis pacem, para bellum"

12 Comments

  1. A las buenas!
    Me ha gustado mucho esta entrada ;). Si no te importa, me gustaría dar unos matices que pueden ser interesantes.
    Opino como tú en el sentido de que el movimiento es la base del arte (no solo del marcia, por cierto). Realmente el movimiento es uno de los aspectos más importantes del ser humano, e incluso técnicas tan poco físicas como las mnemotécnicas pueden, a veces, basarse en el movimiento (en la sensación de moverse en el espacio físico) y conseguir resultados impresionantes. Varias de las técnicas más usadas por los campeones de memoria tienen que ver con el movimiento en imaginación, como los palacios de la memoria o el metodo de loci (donde guardamos la información en habitaciones por las cuales nos debemos ir moviendo mentalmente) o los usados para recordar barajas de cartas (a cada carta se le asocia un personaje que desarrolla una acción concreta; la acción es movimiento con intención).

    En cuanto a la conciencia del movimiento hay estudios que demuestran que realizar movimientos determinados con una atención totalmente consciente a este movimiento (la conciencia plena tan de moda ahora jejeje) tiene varios efectos muy positivos: primero, pone a nuestro sistema de aprendizaje en modo “principiante”, es decir, la capacidad de aprender y crear nuevas conexiones y estructuras está al máximo. Esto lo suelen practicar algunos culturistas con muy buen resultado: realizan sus rutinas centrando la atención en todos los matices que puedan del movimiento, y el músculo crece de una manera maravillosa. Claro, es que al prestar la atención de una manera tan directa estás haciendo como si fueras novato y aún no hubieses automatizado nada de nada. Segundo, aunque ya parcialmente dicho, mantiene el cerebro “fresco”, es decir, se le plantea un reto que está siendo abordado al 100%, no se nos atrofiarán ni la flexibilidad ni la capacidad para aprender. Y por último practicar desde la consciencia nos permite monitorizar el aprendizaje, corregirlo, variarlo…

    Por cierto, la conciencia a veces también es mú mala. Ocurre también que cuando se está en modo automático (por ejemplo en un sparring muchos movimientos van a ser automáticos) y llevamos la atención del otro a sus movimientos es probable que se centre en ellos, y que su rendimiento baje. Una forma de hacerlo es simplemente diciendole que hay un movimiento que hace muy bien, o que hace muy mal, como si fuera un simple comentario. Llevamos su atención al movimiento y mandamos a paseo sus movimientos automáticos.

    Ala, se nota que tenia ganas de escribir jejeje. Este comentario tan largo es en venganza por los palos que me llevé el miercoles pasado 😛

    Un saludo!

    • Muchisimas gracias por la aportación 😉 , es un tema apasionante y es normal empezar a escribir y no poder pararse. Se agradece muy mucho…Sorry por lo de los palazos, poco a poco verás por donde vienen ;). Un Abrazo !!!

  2. No hay prisas por ver los palos jejeje

    Sin irme por ramas teóricas ahora comprendo (con el otro artículo relacionado tb) por qué primero nos enseñas tranquilitos en el sitio para ir metiendo movimiento poco a poco. Y la verdad es que mejor así, porque es lo que dices: es todo muy sencillo (ya ves, hacer una X con el arma y moverse hacia delante o hacia atrás…), pero hay tantas cosas que tener en cuenta para hacerlo en condiciones que o se aprende lento, o se aprende mal (bueno, imagino que hay otras maneras de aprender a lo “rápido”, pero requieren más dolor jejeje)

    • La prisaen la Eskrima trae parar los palos con la cabeza, jajaajajaja y no creo que sea la mejro de las formas…cada uno tiene una forma de acercarse al Arte…da igual cual sea, mientras no se aleje del fin orihinal ;).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *