Aniversario Club Doce Pares versión Orihinal Eskrima. Parte 2.


continuación…

No soy muy dado a celebrar cosas, pero como expliqué en la parte anterior del “artículo”, el motivo era más amplio / profundo que una simple identificación de estilos. Desde que se nos empezó a pasar por la cabeza organizar algo (“instigados” por GM John Mac) hasta que se hizo realidad este pasado sábado 9 de enero de 2016, tengo que admitir que todo fueron buenas intenciones por parte de los que había decidido participar (sobre todo de los habituales Kike y Mr. Carlos). Algunos no han podido venir por motivos justificables, sé de sobra que les habría encantado acercarse a echar un buen rato de charla, artes marciales y Eskrima (próximo año ya tenéis fecha reservada).

Coincidiendo con el horario de clases que ahora tenemos en Fluxus la asistencia era la esperada plus alguna invitación de última hora. El señor Ramal, se ofreció a mostrarnos al comienzo de la sesión un poco de su Qi qong. A modo de “calentamiento” fue genial, el movimiento de la energía es más que evidente, aunque no pudimos evitar las risas en algún ejercicio, siempre desde el respeto y sin ánimo de ofender a nadie. Nos vino genial adentrarnos un poco en este mundillo y aunque fue corto, la sensación en general fue muy buena. Luego vendría el turno de Ismael. Él nos introdujo en el estilo de Kung Fu Hung Gar Kuen. Es interesante ver como artes tan dispares se conexionan de alguna manera. Siempre intento buscar / fomentar este punto de unión entre los diferentes estilos. Fueron unos ejercicios interesantes de distancia corta, que como digo, me recordaban a mi Eskrima. Compartir e invitar a que otras personas muestren sus otras artes, considero que alimenta el espíritu de la Eskrima y de camino replicamos a nuestra manera lo que se hace en la celebración oficial en Cebú desde hace ya ¡¡¡84 años!!!

La idea era haber dedicado más tiempo a cada arte, pero como siempre pasa cuando uno está a gusto, el tiempo vuela. Llegó mi turno, justo en ese momento se acercaron a clase unas cuantas personas interesados en conocer Eskrima, por lo que de repente nos unimos un grupo de gente más grande del que había imaginado (¿casualidad?). He de señalar que me gustó mucho la acogida y buena educación que demostró mi grupo, estoy muy orgulloso de ese momento. Hablé un poco de la importancia de la mano no armada e hicimos algún ejercicio de distancia corta. Así llegamos al final de la jornada prevista.

Luego vino la parte más lúdica, quedamos unos pocos tomando un algo, charlando de nuestras movidas fisico mentales. Ha sido una primera experiencia muy interesante, vendrán otras, mejor planificadas, con más invitados, más tiempo compartiendo y practicando. Tengo la certeza absoluta de que la Eskrima es una arte que todo padre debería enseñar a su hijo. Pensando en ello, en lo importante de un legado que debe mantenerse (el del arte), durante la celebración de este 84 aniversario tuve una ensoñación: espero que duren tanto las ganas, la salud y la paciencia de continuar con esta tradición, que imaginaba un futuro en el que mi hijo (ahora bebé) mostrara algún día algo de su Eskrima junto  mi. Esta es una nueva ilusión, un nuevo empuje a querer mejorar mi Eskrima y mi persona.

Desde aquí gracias a todos y cada uno de los que habéis participado en este evento y en especial a GM John por inspirarnos a hacerlo. Palabra cumplida, el primero del resto de nuestra vida.


José Díaz Jiménez

 

José

José

“Si vis pacem, para bellum”

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *