Caminando. Eskrima views.


Quería compartir hoy con vosotros una anécdota de estas que de alguna manera transforman la trayectoria de uno. Haciendo el Camino de Santiago, una experiencia reveladora en mi vida, en una etapa en la zona de Castilla y León, el destino, el universo o sabe dios qué, hizo que caminara junto a una chica canadiense. Es curioso, caminar pretendiendo estar solo junto a cientos de personas que buscan lo mismo que tú: Alejarse de todo, incluido uno mismo. La energía que se mueve en la vida del peregrino te une momentáneamente a personas que desvelan sus vidas sin reparos. Ella, una joven muy linda y con una sonrisa que lo decía todo, profesaba el protestantismo y su motivación para hacer el camino era encontrar respuestas a su vocación religiosa.

Compartir momentos con gente más “espiritual” que uno puede llegar a ser muy enriquecedor. Tras una larga caminata, de esas que parecen no tener fin, llegamos a una ciudad X y entramos en una catedral X. El arte barroco en todo su esplendor se encargaba de sobrecoger los sentidos, tanto que no dejaba espacio a la imaginación. Yo estaba realmente impresionado con ese realismo, recuerdo las hojas de parra que se apostaban crecientes en algunas columnas. Si no llegan a ser blancas y de mármol habría jurado que eran reales. Así y en medio de la admiración que me producía todo aquello, decidí preguntarle a la amiga caminante qué le parecía aquel espectáculo. Su respuesta aun hoy día resuena en lo más profundo de mi alma: “Jose aquí es donde yo menos encontraría a Dios, tanto arte recargado, tanta opulencia te puede hacer perder el horizonte”. En esos momentos lo mejor que uno puede hacer  es callarse y sonreir, ¡¡menuda lección me dio!!

Quizás uno de los puntos claves para progresar dentro un arte como la Eskrima sea construir tu propio camino sin dejarte seducir por lo superfluo. Recuerda que es importante rodearte de gente que te abra los ojos, que no te adoctrinarte y que te ayude a buscar lo simple. No repetir los paradigmas que vienen dictados por tu herencia es importante para no cometer los mismos errores. Dejarte embaucar por la apariencia, por aquello que distrae tus sentidos, te alejará de ti mismo. Es importante aprender que el camino empieza cuando termina … y así por siempre.


Comparto un vídeo muy interesante en el que habla Joe Rogan: “Nos estamos moviendo sin avanzar”.

José Díaz Jiménez

José

José

“Si vis pacem, para bellum”

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *