Cerebro Reptil. Eskrima views.


La Eskrima es simple. Tan simple como entender lo importante que resultó para la “evolución humana” el uso de armas. El movimiento de las manos, junto al uso de la boca, son las acciones humanas que requieren mayor cantidad de recursos neuronales. Por la importancia en el uso de las manos del arsenal técnico en Eskrima, considero que es una gran herramienta para el desarrollo humano. Es interesante observar cómo todos, aunque no seamos consciente de ello, estamos diseñados para la supervivencia. Hoy quiero hablar del cerebro reptiliano.

El cerebro reptiliano o primitivo, es el más básico del ser humano, es el que actúa cuando tenemos que reaccionar “por instinto”. Los reptiles en principio son las especies animales con el menor desarrollo cerebral. Están diseñados para manejar la supervivencia en sus dos extremos: huir o pelear. En esta parte del cerebro no está situada la capacidad de razonar, su función es la de actuar cuando el organismo se lo demanda. Este cerebro primitivo comprende el conjunto de conductas impulsivas que influenciarán en el desarrollo de nuestra Eskrima. Es un cerebro funcional, territorial y responsable de conservar la vida, nos sitúa en el presente.

La reacción de lucha o huida es una respuesta fisiológica ante la percepción de amenaza. Los cambios fisiológicos específicos* que ocurren en este tipo de situaciones extremas, se activan con el fin de proporcionar  al cuerpo un incremento de fuerza y velocidad (entre otras cosas). Regresamos así a un “estado animal” con el que por desgracia y debido al ritmo de vida actual, no tenemos mucha relación.

Muchos son los que se ocupan en volcar la atención en la búsqueda de una paz ficticia, queriendo huir de su naturaleza, de lo que realmente somos. En una situación extrema todos entramos en lo que me gusta denominar la “espiral de caos“. No olvidemos que más relación tengamos con nuestra parte “animal” (aun viviendo en una sociedad que parece negar esta realidad), más se inclinará la balanza de la supervivencia hacia nuestro lado.

El cerebro humano es un asunto apasionante. Seguro que algunos de vosotros queréis saber algo más de todo esto. Mi consejo es que no acumuléis más información intelectual. Coged un arma, poneos delante de alguien y pelead con seriedad. Opciones varias, mínimas protecciones o bien protegidos. Importante una actitud mental combativa y centrada en la realidad. Si hay alguna filosofía aplicable a Eskrima se resume en: “Si vis pacem, para bellum”.

Al caso comparto un vídeo con un toque de humor.

cambios fisiológicos:

  • Incremento del flujo sanguíneo e incremento de la presión sanguínea, ritmo cardíaco, nivel de glucosa en la sangre y grasas, con el fin de suministrar al cuerpo energía adicional.
  • La función coagulante del cuerpo se acelera con el objetivo de evitar la pérdida excesiva de sangre en el caso de una lesión durante la reacción.
  • Incremento en la tensión muscular con el fin de proporcionar al cuerpo velocidad y fuerza adicional.
  • Las pupilas se dilatan para ayudar a ver con mayor claridad. A la vez que entramos en lo que se llama “visión de tunel” para fomentar la focalización ante el objeto de la agresión.
  • Incremento de la sudoración para evitar el sobrecalentamiento debido al incremento del metabolismo.
  • Pérdida de audición, una vez más para que todo se centre en el objeto de “desafio”.

José Díaz Jiménez

José

José

"Si vis pacem, para bellum"

6 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *