Cuchillos, Eskrima y Defensa Personal.

Llevo lidiando con este asunto desde el principio de los comienzos de mi andadura en esto de la Eskrima y las artes marciales. A ver si queda claro, contra un cuchillo hay poco que hacer.

Sí, es cierto, esta afirmación no parece buena para «el negocio», pero me da igual.

Estudiar cómo defenderse contra un cuchillo es estudiar a nivel profundo un asunto de crucial importancia; la supervivencia.

Vamos a simplificar al máximo. Se trata de salvar la vida:

No se trata de técnicas perfectas, no se trata de quedar bien delante de nadie, no se trata de lo más o menos adecuado, ni de las consecuencias de lo que hagas. Se trata de salir vivo de una situación en la que la mayoría «a lo mejor» no lo hace. Y para eso debes quitarte mucha mierda de la cabeza, simplificar mucho y rescatar tu instinto.
Lucha como lo haría un animal, NO como lo haría un «artista marcial».

Cuando entiendes las consecuencias de un enfrentamiento armado, entiendes lo peligroso de infravalorar un ataque de estas características.

Si eres realmente consciente de esto, puede que tu camino dentro de este tipo de entrenamiento vaya en la dirección correcta.

Nada nuevo en el patio.

Ya he tratado este asunto otras veces en el blog. A modo de reflexión y después se haber seguido entrenando y probando, investigando y poniendo en práctica (de una u otra manera), os puedo asegurar que mi forma de pensar no ha cambiado nada.

Una de las conclusiones más feacientes es:

No podemos confundir sistemas de entrenamientos con «realidad».

Si trabajas cualquier tipo de entrenamiento con resistencia con tus «compañeros», metiendo variables realistas (en un entorno seguro – más como un problema que como ayuda), tu arsenal técnico se verá drásticamente simplificado y limitado.

¿Sabías que uno de los índices más altos de accidentes en el ejercito ocurre en el entrenamiento de las fuerzas especiales?¿Imaginas porqué? Yo te lo digo, seguridad y realidad no van de la mano, no siempre son compatibles.

Si buscas cierto tipo de entrenamiento que replique seriamente la realidad debes asumir riesgos implícitos a su práctica, debes apostar duro  y aceptar las consecuencias. Las armas no son un juego.

Realidades y amistades.

He tenido la suerte de ir encontrando en mi camino a personas con vidas muy peculiares y que pueden hablar en primera personas de haber sobrevivido a cosas que muchos de nosotros ni imaginamos.

Es lo que tiene trabajar en la noche, no todo es oscuridad.

Si tienen algo en común la mayoría de ellos con respecto a haber sobrevivido a ataques con cuchillos, es la importancia crucial que han dado al control de la mano armada, a toda costa, a ser posible con ambas manos y casi sin importar demasiado el resto de cosas.

Otra cosa que los hermana es la capacidad violenta y necesaria, esa predisposición de «no temerle a nada ni nadie», frase textual:

«Si hay que morir, se muere, pero que sea como un hombre, tirando para adelante».

Experiencias personales.

Hay que rodearse de gente que mucho sepa mucho más que tú. No hay que tener miedo de preguntar para aprende, es el único método fiable de crecimiento. 

En mi trabajo conoces a mucho fantasma, a mucho sheriff frustrado y reprimido, pero también a gente que con sus vidas podrían escribirse varias novelas.

Escuchas historias que sabes que están adornadas con dosis de testosterona exagerada a lo John Wick, pero con el tiempo he aprendido que hay algo que nunca miente; las cicatrices. Éstas dejan huellas visibles, pero también invisibles, dejan muecas en el rostro, ojos perdidos buscando un recuerdo difuso por la adrenalina impregnada de sangre, y justo ahí una sonrisa de superioridad sin malicia asoma en todos ellos. Son «heridas de guerra» que hablan el idioma de la supervivencia.

Vivencias…

A esas historias les sumas tus vivencias. Tus batallas y miedos. La vida es una mezcla de lo aprendido, soñado y vivido. En mi trabajo me han sacado «tan solo» dos veces armas punzantes. En ambas «Dios quiso» que yo tuviera ventaja estratégica para salir ileso. Es decir, tuve mucha suerte.

Si hay algo serio a tener en cuenta con respecto a la defensa personal es la experiencia. Si no tienes experiencias, lamentablemente irás acumulando ideas falsas preconcebidas y aliñadas con una fantasía malsana que no te va ayudar en nada.

  • Simplifica y estarás más cerca de ese ideal utópico de ser capaz de salir ileso de una agresión armada. Decía el Maestro Eduardo Galeano sobre la utopía:
«La utopía está en el horizonte y si está en el horizonte yo nunca voy a alcanzarla. Porque si camino diez pasos, la utopía se va a alejar diez pasos, si camino veinte pasos, la utopía se va a colocar veinte pasos más allá, es decir que yo sé que jamás nunca la voy a alcanzar… ¿Para qué sirve? Para eso, para caminar».

No secrets.

No hay secretos en esto de la Eskrima y los cuchillos, o trabajas con el concepto de «agarre y lucha» (dos manos le pueden a una), entendiendo que esto será una de las medidas más desesperadas posibles en lo que respecta un enfrentamiento en tan corta distancia, o nada de lo que hagas te salvará de un disgusto mayúsculo.

Agarra su mano armada (si es que la has visto, si es que aun puedes, si es que tienes lugar a ello) y aférrate a ello como si no hubiese un mañana.

Suelo repetir:

«Si pierdes el agarre, pierdes la vida».

Entrena con esta mentalidad. Si esto lo puedes combinar con golpear, morder,  tirar de los pelos, dedos a los ojos, proyectarlo, o mejor aun; sacar tu propia arma, está genial, sería lo ideal, pero antes apunta esto en tu lista de prioridades:

– Recuerda el viejo concepto:

Primero control. Si controlas y tienes la capacidad u oportunidad de asegurar tu posición y no perder el control, puedes dar el siguiente paso. Cambia presionando, sin dejar hueco, creando el espacio justo, si no puedes, sigue donde estás, no te precipites. Tenemos un dicho que describe a la perfección la situación: «Más vale malo conocido que bueno por conocer».

El bicho con la mordida más fuerte del reino animal es el «cocodrilo de agua salada» con una presión cercana a los 270 kg. No soltará su presa hasta que no esté totalmente bajo su dominio y le haya quitado la vida… pues tus manos deben convertirse en esa mordida.

¿Qué debes trabajar?

Así y haciendo un repaso rápido de qué podríamos trabajar para mejorar los atributos necesarios en un enfrentamiento armado se me ocurre hacer una pequeña lista:
  1. Lucha contra un arma. La idea se acerca mucho al trabajo en pie del  Wrestling / Luchas olímpicas, donde predomina el control de las extremidades. Te darás cuenta que si entrenas real, perderás el agarre muchas veces y serás alcanzado. Asume la realidad.
  2. Ponte en situaciones comprometidas y trabaja desde ahí (Sparring específico, «Drill Roto«…).
  3. Entrena desde ya la fuerza de tus manos / antebrazos. Condicionamiento para el agarre.
  4. Entrena la precisión y destreza en el contacto, agarre y cambio inmediato teniendo presente el objetivo armado.
  5. Entrena también la flexibilidad de tus muñecas a la vez que ejerces presión.
  6. Trabaja tu agarre al nivel que hacen luchadores, grapplers, Judokas, Jiujiteros.

Combat Judo.

Recuerda una vez más, contra un cuchillo no hay técnicas secretas, no hay recetas milagrosas, sólo hay instinto de supervivencia. 

Si os cuentan la milonga del «Knife Fighting» podéis dar por sentado que os están engañando. En el mundo real no existe ese concepto de «Knife Fighting«, existe el «sálvese quien pueda«, el «si puedes corre todo lo que puedas» y para terminar el «que dios nos pille confesados«.

Evitar la confrontación es vital, de lo contrario, ve asumiendo que posiblemente ambos vais a salir mal heridos…

Este tipo de ejercicios en Eskrima es «antiguo» (si es que esto tiene sentido en nuestro arte).

Antes, en algunos grupos, lo llamaban «Combat Judo», ahora lo llaman de otras muchas maneras, es totalmente insignificante, lo realmente importante es la lucha en sí, la idea combativa. Todo lo demás es semántica y ego sin gestión.

Combat Judo era una modalidad de entrenamiento un tanto rudimentario, un método, en la que se atacaba con el cuchillo un ángulo predeterminado y se intentaba desarmar.

Ésta era evidentemente la escusa y/o fase inicial del ejercicio.

Cuando empezaba la resistencia al desarme es cuando se incrementaba la idea de lucha y esto derivaba en otro tipo de estrategias en las que incuestionablemente empezaron a influir otro tipo de artes marciales.

No hace falta ser muy inteligente para entender que muchos de los Eskrimadores de aquella época eran experimentados en «grescas reales, callejeras y armadas…», había poco tiempo que perder con tonterías. 

Eskrima es permeable y mestiza, es prueba, ensayo y error (horror).
No hay más.

Vídeos.

Estos dos pequeños vídeos son de un ejercicio en el que pretendo llegar a puntos de incomodidad importantes para el estudiante.

  • Nos acercamos un poco a la idea de «Juego Todo» y de ahí que veáis de vez en cuando engaños, manos en los ojos, desequilibrios y este tipo de cosas que parecen no ser políticamente correctas…
  • Recuerda que es tan solo un ejercicio, recuerda que tan solo es un método de entrenamiento, recuerda que «todo parecido con la realidad es pura coincidencia…«.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

«Lucha por no perder el agarre o lo que puedes perder será lo más preciado que tienes…». Pierdes el agarre y pierdes la vida. . Así de claro. Recuerda, contra un cuchillo no hay técnicas, hay instinto de supervivencia. Este tipo de ejercicios en #eskrima es «muy antiguo» (si es que esto tiene sentido en nuestro #arte). Antes, en algunos grupos, lo llamaban #combatjudo, ahora lo llaman de otras muchas maneras, eso es insignificante, lo realmente importante es la lucha en sí, la idea combativa de cualquier ejercicio en el que haya #armas implicadas, lo demás es semántica y ego sin gestión. @manuel__villar #onfire . . #orihinaleskrima #fightingculture #artofeskrima | #selfdenfense #defensapersonal #autodefensa #mma #martialarts | #escrima #arnis #combatweapon #artesmarcialesfilipinas #filipinomartialarts #eskrido #kurbada #cortokurbada | #fightlosofia #fightlosophy | #malaga #españa #eskrimador #eskrimista . www.orihinaleskrima.com

Una publicación compartida de Jose Díaz Jiménez (@orihinaleskrima) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Contra un #cuchillo hay pocas opciones. Si tienes claro ésto, la dirección de tu #práctica puede que sea la adecuada. Aquí un #sparringespecifico #controlsparring #sparring #combatjudo. Un ejercicio en el que se lucha por «sobrevivir» con unas «pocas cosas» a tener en cuenta: no se suelta lo que se agarra (dos manos contra una #pitbull #style) y «todo vale» para sobrevivir (si cumplimos la regla anterior), el «juego sucio» es el único juego posible. No os engañéis, la #realidad siempre supera lo que te puedas llegar a imaginar. Lo que te vas a encontrar ahí fuera es mucho más feo, desordenado y caótico… Gran trabajo de @manuel__villar en #claseprivada !!! . . #orihinaleskrima #artofeskrima #fightingculture | #selfdenfense #defensapersonal #autodefensa #mma #martialarts | #eskrima #escrima #eskrimador #arnis #filipinomartialarts #artesmarcialesfilipinas | #fightlosofia #fightlosophy | #malaga #eskrimista. . . www.orihinaleskrima.com

Una publicación compartida de Jose Díaz Jiménez (@orihinaleskrima) el

Jose Díaz Jiménez

José

José

"Si vis pacem, para bellum"

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.