Eskrima no tiene edad…

Cuando pienso en la cantidad de cosas que me ha dado la Eskrima o las Artes Marciales en general resurgen recuerdos, momentos fugaces, instantes que de una u otra manera van dejando una huella indeleble en mi alma…un gesto, una palabra, una mirada o una sonrisa hacen que el esfuerzo, las caídas y el sin sabor de un camino nada fácil recobren todo el sentido del mundo.

Caras inocentes.

En este caso esa cara inocente y esa sonrisa hacen que de repente descubra todo lo que aun queda por descubrir de la Eskrima auténtica al mundo, me siento afortunado de poder mostrar algo de este Arte a diferente tipo de personas: a padres y a sus hijos, a personas tan jóvenes como el pequeño Jesús ( ya iniciado por su padre en el mundo del Aikido y en esta imagen en su primer contacto con la Eskrima) y a otras menos jóvenes a los que admiro por su constancia y tesón…
Eskrima, la de verdad, la invisible para tantos y tantos es universal, es para el que use la lógica, aplique la ciencia y de veras quiera aprender a sobrevivir. No importa la procedencia, la cultura o las fronteras que aparentemente nos puedan separar…lo único que importa es algo que no se hereda, que se tiene o que se desprecia: Humildad, Honradez y Honestidad.
Esa cara, esa imagen, refleja la esperanza que nunca hay que perder, representa la inocencia de un camino apasionante y que un día empieza así, con una sonrisa y se convierte en algo eterno que nunca se detiene…

orihinal kid.jpg

José Díaz Jiménez

José

José

"Simple but not easy"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.