Eskrima Orihinal y «pollanovirus».

Ahora que tengo tiempo, debido a mi confinamiento forzoso, aprovecho desde mi blog para hacer una reflexión crítica a todo esto que estamos viviendo con la «pandemia» producida por el Coronavirus.

  • Que en España (aunque no creo que sea exclusivo de este país) tenemos un gobierno, un presidente, unos partidos políticos (incluyendo a los nacionalistas, comunistas, izquierdistas, populistas, derechistas, oportunistas…) con serias «deficiencias mentales» está más que claro, a estas alturas no debería sorprendernos.
  • Que la gestión de la crisis está en mano de unos inútiles ególatras circenses, payasos del tres al cuarto está por descontado.

Pero, digo yo, inculto de mí, atendiendo a la necesidad más que a otra cosa:

¿Y si por una puñetera vez alegamos al sentido común (el menos común de los sentidos) y nos ponemos todos las pilas como ciudadanos responsables, y personas de bien (o de menos mal)? Y cada uno en su puta casa, se aprieta un poquito (o un mucho, que es lo que toca) el cinturón y deja de mirarse el ombligo, para que esta pandemia (joder que me da igual que sea natural, creada, diseñada, manoseada…) se «controle» medianamente.

Tú, que eres un ceporro integral, atiende al egoísmo más puro, no te cortes joder. Entiende que por tu incompetencia puedes infectar a tu propia familia o a ti mismo, que eso sí que te duele…

Sal lo justo, toma medidas, despierta de una puñetera vez (no entiendo que se os pasa por la chota) y de paso ayudas a los demás (que no es tan descabellado).

Que pasemos el fin de semana confinados en casa y el Lunes muchos hagan como que no pasa nada me parece dantesco.

Tenemos un defecto integral como sociedad. Lo interesante de esta historia es que el virus no entiende de clases ni colores…

Es digno de estudio ver como hordas de «estúpidos ególatras cagones» huyen cual «vacaciones infecciosas» a zonas alejadas de sus residencias habituales, en concreto a la zona SUR, ese espacio denostado por su «pobreza cultural» y «formas de hablar».

Que se parcheen soluciones, que las autoridades se lancen balones unos a otros para ver quien tiene más responsabilidades o tales competencias, que se reaccione mal y tarde de forma crónica, que os miréis a las caras como no creyendo que todo esto es real, tiene su punto sarcástico, humor negro recién sacado del horno.

P.D: A los que se venían a Málaga huyendo de sus mierdas, bienvenidos a la capital de Andalucía con más contagios y fallecidos hasta el momento…

Extraños momentos.

Todo es muy extraño para todos. Ver a la policía pasar «apatrullando» cerca de casa, «invitando» a que la gente se quede en casa, es algo complicado de encajar y explicar a tu hijo pequeño.

Todo esto nos resuena a las películas más rancias de desastres naturales, de guerras malditas o de Zombies come cerebros.

Para cada uno de nosotros es una situación más o menos complicada. La economía es lo primero que se nos viene a la cabeza. ¿Cómo voy a sacar a la familia para adelante? Quiero creer que es momento de entender que no somos tan solo esto (un trabajo, una economía…).

Todo volverá a la calma, esto es seguro. Quizás ésta sea una calma diferente a la que vivíamos hasta ahora, pero puedes plantearlo como un reto.

¿Y si te planteas todo esto como una oportunidad única en la historia reciente para demostrarte a tí mismo de qué pasta estás hecho? Sobrevivirás, si te pones las pilas, claro, y podrás contar qué hiciste… y que no.

Un texto para reflexionar.

Como dirían los estoicos (gracias Oscar una vez más): «Tu voluntad está siempre bajo tu poder.»

«En verdad nada te detiene. Nada te retiene realmente, puesto que tu voluntad está siempre bajo tu control. La enfermedad puede desafiar a tu cuerpo. ¿Pero acaso eres sólo cuero?
La cojera puede afectarte las piernas. Pero no eres solo piernas. Tu voluntad es mayor que tus piernas. Tu voluntad no tiene por qué verse afectada por ningún incidente, a no ser que tú lo permitas. Recuérdalo cada vez que te ocurra algo.»

El universo tiene sus reglas y sus formas de equilibrar la balanza de lo que llamamos vida. Tiene sus propias reglas y estamos sometidos a ellas. Lo aceptas y te adaptas o te das contra un muro que ni tan siquiera estás viendo.

«Plegaria de la serenidad» de Reinhold Niebuhr.

Da igual en qué creas, donde pone «señor» pon la palabra que más te identifique, defina, te guste o simplemente no pongas nada… la «oración» (y en Eskrima tenemos influencia de ello) tiene un punto de claridad y energía que considero necesario en estos tiempos extraños que estamos viviendo:

«Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar,
fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar
y sabiduría para entender la diferencia.»

Son tiempos de introspección, de usar la cabeza para eso tan básico y fundamental que se llama vida. Sal un poco de Matrix y quizás te sorprendas a ti mismo.

Saca algo en claro de estos tiempos de crisis (luz sobre oscuridad). Quédate en casa con tu familia, estudia, entrena por tu cuenta, lee mucho, piensa más. Medita, ora, implementa tu «espiritualidad… la resilencia es lo único que queda cuando lo que queda es ser fuerte.



Jose Díaz Jiménez

José

José

"Simple but not easy"

8 comentarios

  1. … la resilencia es lo único que queda cuando lo que queda es ser fuerte.

    Pedazo de escrito José.

    Gracias a miles.

      • Ricardo muchas gracias por el comentario, son momentos complicados, pero para esto estamos preparados!!

    • Muchas gracias Oscar. Resilencia es la clave y como ya hablamos en su día, para esto estamos preparados, que venga lo que sea, que saldremos victoriosos…
      Abrazo fuerte!

    • Resiliencia….Gran reflexion!!!!!! una abrazo oscar dog!

      fdo: javi fisio

  2. Fuentes de confianza son el ministerio de salud del país en el que se encuentra cada quien y la página de la OMS. Los medios están, en un 98%, para tener muchas visitas, no para ayudar.

    Lo que yo veo es que un virus pendejo y lo que está haciendo más daño es la pandemia de imbéciles. Aquí en Uruguay ya no hay ni alcohol, ni guantes ni tapabocas. En otros países los mercados ha sido vaciados hasta su totalidad. Lo gracioso es que le tienen miedo a ese virus y no al foco que se hay en Argentina y Uruguay de tubercolosis. Don´t believe it…

    También imagino que hay gente, víctima de la selección natural y carente de sentido común, que no puede ni respirar y piensan «Con este jarabe para la tos se me pasa» y bueno, pasa lo que pasa… por desgracia.

    En Ingleterra parece ser que son un poco más coherentes y saben que la forma de palear un virus es… contagiándote e inmunizándote… a menos que seas mayor de 75 años con alguna enfermedad base, de ser así quedarse restringido en casa y desinfectar todo lo que venga de afuera es lo mejor. En ese caso sería más sensato que los allegados a personas mayores estén en sus casas también.

    Yo me acabo de agarrar algo que parece ser una faringitis viral, con algo que no es ni considerado fiebre: 37.5. Me dejo de estupideces, me quedo en casa, llamo a la emergencia y me dicen que no parece ser el virus; pero que no se sabe hasta que se me haga el test. Que me quede en casa y que repose hasta que se me pase. Si me siento peor o igual que vuelva a llamar. Le agradezco al doctor y cuando se va limpio todo lo que tocó por prevención.

    No, no voy a ir a la emergencia a romper las pelotas «por si es que tengo neumonía». Soy asmático, sé lo que es estar jodido con sensación de asfixia, he llegado a estar pálido y saturando a un 78, 80. Si fuera neumonía ni aunque me aspire el inhalador entero no voy a mejorar. En este momento el inhalador me sirve, por tanto es asma. Tomo reposo hasta que se me vayan las flemas y después vuelvo al trabajo (aquí el trabajo sigue a menos que tengas fiebre. En ese caso te mandan a casa y se te envía una emergencia).

    ¿Podría ir así al trabajo? No, corro el riesgo de agarra el COVID19 y con dos enfermedades que me atacan los pulmones puedo quedar internado o peor. La otra es que puede que ya lo tenga; pero me haya dado suave (nunca se sabe). Una vez me recupere voy, si me infecto de corona pues a casa nuevamente y el lado bueno es que quedo inmunizado.

    Aprovecho para leerte, ver el canal de Patreon de Eskrima de Combate, hago lagartijas, como balanceado y me hidrato el doble de lo que lo hago normalmente.

    PD: Antes de quedarme en casa, tuve que ofrecerle una paliza a un compañero porque la gracia es que sino quieres saludar de beso (en Uruguay se saludan de beso hasta los hombres) o de la mano pues te tosen encima. Yo hay cosas que no tengo por qué explicar. Con o sin pandemia no es un juego toserle a alguien en la cara.

    Empecemos a ser adultos responsables.

    • Como bien dices, apelemos a la responsabilidad, la suma individual de ésta hará que todo esto vaya aminorando.

      Gracias por el comentario.

      Saludos y a recuperarse!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.