Eskrima práctica. “Hacer tradición rompiendo tradición”.

Es importante rescatar los caminos cincelados por el paso del tiempo sin cerrarse a los avances actuales. Ese camino es el de la tradición que ni limita ni encorseta, sino que da pie al descubrimiento y desarrollo del Arte desde una perspectiva de descubrimiento personal.

Tradiciones rotas.

“Hacer tradición rompiendo tradición” se me plantea como el único camino aceptable para la práctica de una Eskrima funcional. Querer ser diferente a toda costa, ser normal o incluso pasar de todo son actitudes que aceptas y consumes.

Hace un tiempo hablaba con mi profesora de Ashtanga Yoga sobre la dificultades, las limitaciones que tu propio cuerpo te impone, en Eskrima esto es así y mucho más porque trabajamos con herramientas externas a nuestra condición humanoide.

Me dio una clave sobre la que intento construir ese camino de mil batallas (unas ganadas, muchas perdidas), practicar sin intención.

Voy a explicarme, la intención está clara: sobrevivir. Partiendo de esta premisa, cualquier otro tipo de intencionalidad en el camino parece frenar en seco los postulados del verdadero arte.

Quien no eres…

Querer ser alguien que no eres, buscar caminos que no nos conducen a ningún sitio, leía una frase brutal de Jodrowsky:

  • La salida de un callejón sin salida es su entrada. Regresa al comienzo, a ti mism@“.

Pretendo dar ejemplo en mi práctica, busco disfrutar de cada sesión y reír. Ser mejor que yo mismo no es una opción, es donde tengo mi foco y pretendo difundir esa energía, ese movimiento.

La evolución, si es que la hay, es la búsqueda del cambio continuo, abandonando todo (sin apego) y construyendo una versión mejorada de ti mismo a base de caer y levantarte, de luchar … de golpear y ser golpeado al son de las armas.

José Díaz Jiménez

José

José

"Si vis pacem, para bellum"

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *