Eskrima práctica ¿Vacaciones?

Todos los años llegando el verano se repite el mismo “drama”, el éxodo masivo y compulsivo de la asistencia a clases. Pensaba que era algo autóctono de tierras sureñas, climas cálidos y reclamos de playa, pero resulta que es un mal endémico más común de lo que yo había imaginado.

Cuando veo este comportamiento un tanto extraño y que no termino de entender, se me viene a la cabeza alguna que otra anécdota que me han ido contado a lo largo de mi “dilatada” trayectoria en esto de la Eskrima. Lo de dilatada atiende al calor que hace, no os confundáis, que pecar de pedante no es uno de mis muchos defectos.

Historias de la Eskrima.

Como algunos sabéis he tenido la suerte de poder organizar seminarios con GM John Mac, al que por cierto estoy preparando una entrevista que publicaré próximamente y en la que espero nos cuente muchas más anécdotas de todo el tiempo que ha pasado bajo la tutela del gran “Cacoy” Cañete.

Una tarde hablando con John mientras tomábamos un buen zumo en la plaza que vio nacer a Pablo Picasso, la Plaza de la Merced, Málaga, me contó interesantísimas anécdotas de SGM Cacoy Cañete que realmente y distanciándome de cualquier tipo de preferencia sobre estilos y demás miserias, me llamaron mucho la atención por el espíritu que demostraba tener este “viejo” guerrero.

Al caso del título con el que ilustro esta entrada, GM John decía que cuando llegaban tiempos de vacaciones en los que la asistencia a la academia de CDP en Cebu era considerablemente menor, Cacoy Cañete entrenaba mucho más de lo que ya era habitual.

La vacaciones y el entrenamiento…

Llamaba a GM John a cualquier hora del día y de la noche para poner en práctica cualquier idea que se le había ocurrido, hacían sparring durante horas y luego decía a John que volviera al día siguiente… domingo de madrugada por ejemplo. Eso es dedicación (por parte de ambos).

Un día John muy intrigado le preguntó a “Cacoy” por qué entrenaba tanto en estas circunstancias ya que no asistía casi nadie a clases… su respuesta, me aseguró GM John, le cambió la vida a él y a mi me impresionó como pocas cosas en este camino de la Eskrima cuando la escuché:

  • ” los malos (delincuentes) no tienen vacaciones John”.

Tiempo para todo.

Sin dudas entiendo que hay tiempo para todo. La vida es mucho más que entrenar y perfeccionarse en un Arte tan “complejamente simple” como la Eskrima… al fin de cuentas es cuestión de prioridades.

También entiendo la frustración, desesperación y aburrimiento de algunos cuando ven que no mejoran a pesar del paso del tiempo.

Ante esta situación yo les pregunto siempre:

  • ¿cuanto tiempo dedicas a Eskrima?
  • ¿cuanto piensas en Eskrima?
  • ¿cuales son tus prioridades?
  • ¿cuales son tus objetivos?

Lejos de juzgar cualquier tipo de respuesta a estas cuestiones, cabe reflexionar sobre ello, mirarnos un poco a nosotros mismos, analizar qué es lo que queremos y qué es lo que buscamos… porque como ya sabemos de sobra:

  • “los malos no tienen vacaciones”.

DSC_0291

Con el genial GM John Mac.

José Díaz Jiménez

José

José

“Si vis pacem, para bellum”

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *