Eskrima táctica. Ser ofensivo.

Este es uno de los asuntos que más suelo tratar en clase, tener una mentalidad activa y ofensiva en nuestro trabajo de Eskrima es fundamental para entender de qué se trata el trabajo con armas.

Ser ofensivo.

La idea de la “defensa personal” puede estar sobrevalorada, prefiero la idea de la “ofensa personal”. Para desempeñar una buena función ofensiva debemos tener una buena estructura de auto protección, no cabe duda, pero una mentalidad defensiva en exceso es una mentalidad más de presa que de depredador.

Tal y como entiendo Eskrima, la defensa está implícita en un buen posicionamiento y como tal en un excelente concepto del movimiento ofensivo.

Una mentalidad instalada en la estrategia de la defensa como idea “pasiva”no es favorable para el concepto de la supervivencia. Menos aun teniendo presente que en cualquier situación real puede haber armas de por medio.

Nuestra mente debe estar centrada en atacar, incluso cuando debemos defendernos, sin más. Ya lo he descrito en alguna que otra entrada:

“Defensa ofensiva” – la mejor defensa es un buen ataque.

Cuestión de entrenamiento

Ser ofensivo no significa atacar indiscriminadamente. Ser ofensivo significa que en la mente debe percutar la idea de la ofensa por encima de la defensa.

El que golpea primero golpea dos veces es una de las ideas que, en términos generales, puede ser aplicada a esto que vengo exponiendo.

El caso es que si en nuestro sistema de entrenamiento nos sobre-exponemos a la idea de la defensa pasiva, en una situación real reaccionaremos de igual forma.

He aprendido a esperar el momento justo (a sabiendas que en ocasiones uno puede precipitarse o quedarse atrás). Ese momento es el que se identifica con dar un paso al frente, resolutivo, contundente…

Si quieres ser efectivo no queda otra que dar ese paso, sin miedo y asumiendo consecuencias. Es lo que me gusta llamar “el timing de la realidad“. Es tan importante como que debería ser el trabajo más recurrente en nuestro proceso de aprendizaje.

Siempre hay un indicador, a veces una señal sutil (te cierran la distancia por ejemplo), una luz verde que nos señala el camino por el que debemos ir:

Éste camino suele estar relacionado con la línea de ataque y es cambiante.

Sin pensar en ello

Si piensas demasiado, si pones demasiado énfasis en cómo evitar una confrontación que ya no puede ser gestionada sin agresividad, te estás situando una paso por detrás de lo que significa la supervivencia en el mundo real. No hay más.

“Defensa todo” en Eskrima es un concepto, un método de entrenamiento sobre el que se sustenta una lectura ofensiva de una situación real.

Me gusta hablar de posicionamiento ofensivo, en esta concepto incluyo la idea de interceptar. Defensa todo trata de interceptar la intención del contrario buscando la idea del “control absoluto“.

Cada ataque debe tener implícita una buena estructura de movimiento y posicionamiento para minimizar el riesgo de contra. Estudiar esos huecos es fundamental, conoce tus debilidades e incremente tus fortalezas.

En este caso la forma correcta de golpear es nuestra mejor “defensa”.

Si de repente me planteo toda acción combativa como un ataque, ese hueco “débil” que dejo en mi estructura de ataque es mucho menor.  La contra no es más que un ataque que parte de una acción aparentemente defensiva. 

Recordando

La primera vez que escuché este concepto curiosamente no venía de la Eskrima directamente. Aun no la conocía realmente, hacía algo que se le parecía, pero en realidad estaba aun a años luz de entrever de qué se trataban las artes filipinas de verdad.

Hace muchos años (cuento en décadas) tuve la oportunidad de conocer en persona a Chris Kent. Mi época de JKD es lo que tiene, un montón de seminarios y de anécdotas que hoy día me hacen sentir mayor.

No recuerdo prácticamente nada de aquella experiencia (técnicamente hablando). Hoy día JKD ha dejado de estar en mi, o al menos de forma directa. Lo que sí recuerdo tal y como si me lo hubiesen dicho ayer mismo es su descripción de la “mentalidad combativa”:

“En la mente tiene que sonar una palabra constantemente: ataca, ataca, ataca…”

Terminando

Esto ya no se me olvidaría nunca y cuando luego lo han repetido infinidad de veces mis Maestros dentro de la Eskrima, queda muy claro que este concepto ofensivo es el necesario para la funcionalidad dentro de las artes marciales basadas en la realidad.

Para terminar repito aquella frase del escritor, novelista, poeta, ensayista, dramaturgo, periodista y corresponsal de guerra español Torcuato Luca de Tena:

No ofende quien quiere, sino quien puede.

José Díaz Jiménez

José

José

"Si vis pacem, para bellum"

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *