Eskrima y paradojas.

Eskrima y paradojas de mi tiempo…

Vivo en una terrible paradoja de mi tiempo: no soporto (se ha convertido en algo visceral) a la mayoría de los auto-proclamados profesores, instructores, Maestros y/o grandes maestros de Eskrima, de hecho es con una minoría muy escasa con los que tendría las agallas de sentarme para «tomar un café» (aunque fuese metafórico) y hablar de cosas banales…

Con el resto, aunque sean vecinos, aunque me busquen, aunque los encuentre (por desgracia)… prefiero mantenerlos lo más alejados posible: «larga mano» por salud mental, no sea que lo que tienen me infecte y arruinen mi camino (aunque lo dudo mucho).

No hay ganancia alguna, no aguanto la arrogancia, la falsedad o la prepotencia de los que se creen conocedores de alguna verdad superior y que con su actitud pretenden imponer (en vez de compartir) criterios que o bien pertenecen al mundo de lo teórico, han copiado de oídas o se legitiman a sí mismos para fanfarronear: «La verdad es una tierra sin caminos» que decía Krishnamurti.

A ver si nos enteramos:

«Ni el sol, ni un autentico guerrero necesitan autoproclamarse, brillan por si solos.»


Jose Díaz Jiménez
José

José

"Simple but not easy"

2 comentarios

  1. Larga mano José, larga mano.

    No queda sino batirnos; contra que?
    Contra la estupidez, la maldad, la superstición, la envidia y la ignorancia… (Parafraseando a Quevedo en Alatriste)

    • No queda otra Óscar, hay que cuidar la salud con cultura (y las armas cerca, como en aquella época…).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.