Franz Kafka en Orihinal Eskrima

Hoy  traigo a mi blog de Eskrima y Fightlosofia un gran argumento del mismísimo Franz Kafka para reconocer los libros que vale la pena leer.

Hay más libros que vida.

Empecemos por el principio, hay  más libros que vida, cuesta reconocerlo, pero es tal cual.

¿Cuántos títulos hay en tu lista de «must read» a los que aún no les has podido dedicar tiempo?

La lectura, en contra de la corriente actual, no es acumulación. La lectura adquiere valor por la calidad de ésta.
Dice le Maestro Reverte que somos la suma de nuestros libros leídos. Creo que tiene mucha razón.

Brújulas.

Hoy quiero compartir un breve párrafo de Franz Kafka que bien podría servirnos como brújula para saber elegir los libros que vale la pena leer.

El párrafo es de una crudeza bestial y es esto lo que añade valor a su lectura, esa bofetada dialéctica que llega muy adentro…

Es un texto tan «fightlosofico» que no podía dejar pasar la ocasión de dedicarle un rato para hacer esta pequeña entrada.

Kafka escribió en 1904 a los 23 años, una carta a su amigo Oskar Pollak en la que incluyó un argumento muy visceral para reconocer los libros que de verdad son necesarios leer por el simple hecho de que se convertirán en partes de nuestra propia biografía, ahí es nada.

Los libros que debemos leer, nos dice Kafka, son aquellos capaces de transformar nuestra visión del mundo. De eso se trata.

A continuación el párrafo de Kafka.

“Pienso que sólo debemos leer libros de los que muerden y pinchan. Si el libro que estamos leyendo no nos obliga a despertarnos como un puñetazo en la cara, ¿para qué molestarnos en leerlo? ¿Para que nos haga felices, como dice tu carta? Cielo santo, ¡seríamos igualmente felices si no tuviéramos ningún libro! Los libros que nos hagan felices podríamos escribirlos nosotros mismos, si no nos quedara otro remedio. Lo que necesitamos son libros que nos golpeen como una desgracia dolorosa, como la muerte de alguien a quien queríamos más que a nosotros mismos, libros que nos hagan sentirnos desterrados a los bosques más remotos, lejos de toda presencia humana, algo semejante al suicidio. Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado dentro de nosotros. Eso es lo que creo”.


Jose Díaz Jiménez

José

José

"Simple but not easy"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.