Hacerse mayor en Eskrima, S.O.S.

Son ya algunas décadas enfrentándome a las armas, estudiando Eskrima diligentemente y una de las cosas que me apasionan de este arte es la longevidad que promete su práctica.

Hace nada caía en mis manos un concepto interesante llamado S.O.S.

Aquí os dejo una historia que circula por las redes y que he querido rescatar para el blog, me viene genial para describir gráficamente mi proceso vital en esto de la Eskrima, entenderéis más tarde las siglas S.O.S:

Boeing 707 del ejercito del aire escoltado en su último vuelo.

S.O.S.

Un Boeing 707 vuela sobre el Atlántico, en dirección a su aeropuerto de destino.

Su vuelo muy tranquilo y estable a 800 km/h y a 30,000 pies, se ve interrumpido repentinamente cuando aparece un F-18 a casi Mach 2.

El joven piloto del avión de combate disminuye la velocidad, vuela junto al Boeing en formación y saluda al piloto del avión de pasajeros por radio:

Piloto Combate (P.C.): «¿Aburrido el vuelo?»

Piloto Boing (P.B): ¿cómo?

El piloto de combate, se invierte, acelera, pica el avión, monta rompiendo la barrera del sonido, sube rápidamente a una velocidad y altura vertiginosa, para después volver a descender casi al nivel del mar en una picada impresionante. Reduce la velocidad y se vuelve a colocar al lado del Boeing y pregunta:

P.C.: «Bueno, ¿Que te ha parecido eso?»

El veterano piloto del Boeing responde con parsimonia:

P.B.: «Muy impresionante, ¡pero ahora mira tú!»

El piloto de avión de combate mira durante un rato al Boeing, pero aparentemente no pasa nada. El avión comercial sigue volando recto y nivelado con la misma velocidad de crucero y actitud, aparentemente irrelevante.

Después de unos cinco minutos, el piloto del Boeing dice por radio:

P.B.: «Bueno, ¿qué te ha parecido a ti ahora eso?»

El piloto del avión de combate pregunta confundido:

P.C.: «¿Pero, qué has hecho?»

El piloto comercial se ríe y contesta:

P.B.: «Me levanté del asiento, estiré las piernas, fui a la parte de atrás al baño, tomé una taza de café, comí un dulce y organicé una cita con la azafata para las próximas tres noches, en un Hotel 5 Estrellas, que por cierto paga mi jefe».

La moraleja de la historia es:

Cuando eres joven, la velocidad, la adrenalina, los excesos, el aparentar… forman parte del proceso natural de aprendizaje y crecimiento. Aún quedan muchas lecciones por aprender y mucha vida por recorrer.

A medida que uno va haciéndose mayor, te haces más sabio (o deberías), de forma que cierto confort, la paciencia y la experiencia van tomando mucho más protagonismo.

Esto es lo que se llama S.O.S.: «Más lento, más viejo, más inteligente», en inglés «Slower, Older, Smarter».

He querido dedicar esta historia que me hizo sonreír bastante a todos esos Eskrimistas, Eskrimadores y seguidores del blog que, como yo, se acercan ya «peligrosamente» (por aquello de ahora ser más peligrosos) al S.O.S.

Que vengan los jóvenes «apretando» que ya les enseñaremos unas cuantas cosas de esas que ya somos capaces de gestionar con «poco esfuerzo y mucho resultado»!!

Termino, como de costumbre, con una frase sobre el tema que nos ocupa: 

«El fuego de la leña verde proporciona más humo que calor». – Proverbio Español.

Jose Díaz Jiménez

José

José

"Simple but not easy"

2 comentarios

  1. S.O.S.: «Más lento, más viejo, más inteligente», en inglés «Slower, Older, Smarter».
    No conocía la definición.
    Me ha encantado!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.