Tan cerca…tan lejos: Orihinal Eskrima views. Parte 1.


Parte 1…

Hay momentos de esos en los que estás rodeado de personas que saben mucho más que tú, que conversan sobre su Arte, sobre entrenamientos, sobre motivación … en definitiva hablan de una pasión, que entiendes, que compartes, pero que relativizas o miras con esos ojos que en definitivate te hacen sentir tan cerca, pero tan lejos a la misma vez. Luego viene ese momento “mágico” de lobo solitario, en el que interviene el punto de vista de la Eskrima con su veneno: el de las Armas y esa realidad que te empuja desde hace ya mucho tiempo a mirar hacia la supervivencia, es entonces desde la reflexión cuando entiendo que lo que para muchos puede llegar a suponer un lastre…para mi supone un anclaje.

Si pretendes subir una montaña o simplemente recorrer muchos kilómetros lo primero que tienes que hacer es ir  ligero de equiaje, entramos en una fase complicada de decisiones en las que habrá cosas que queremos llevar con nosotros, pero que en realidad no serán necesarias … es el momento de priorizar. Llenar la mochila con muchas cosas supondrá todo un riesgo, en un principio, en la inmediatez de la preferencia no nos supondrá ningún problema, pero cabe recordar, que las caminatas de verdad, de esas de las que se aprende todo y nada, son las de larga distancia y es ahí cuando valoraremos ir con poco equipaje. Para mi buscar anclajes significa asegurar mi posición, ligero pero firme ( lo cual podria incluso definir a la Eskrima), evidentemente ésto no ocurrirá de forma fortuita, ni gratuita, ni de una manera inesperada, el sabor de esta situación que quiero ilustrar se llama experiencia de apellido realidad.

Todo se convierte en procesos de aprendizaje que con el tiempo, con la edad… comienzan a ser un ariete que te distancian de tantas cosas, que sientes estar en un camino demasiado diferente a la norma común, dudas de ti mismo y es justo desde ahí, desde esa incertidumbre de donde surgen las respuestas ( donde surge la Eskrima auténtica). A lo largo de estos años pasados de búsqueda, he tenido la suerte incuestionable e incuantificable de encontrarme con la gente más auténtica posible que me han transmitido las cosas más importantes: valores, disciplina, autenticidad, ética, sacrificio…así que todo empieza a tener sentido cuando ves en sus ojos brillar un alma de guerrero que dejó atrás lo superficial justo en el momento en el que tuvieron que luchar por sus vidas. El conocer a veteranos de la segunda guerra mundial, veteranos de Vietnan, a veteranos de guerras que no tienen nombre porque se perdieron en el olvido y con vidas complicadas, alejadas, tan diferentes a la nuestra, supuso en su momento un gran shock para mi. De repente descubres que la vida, el Arte y toda esta Matrix que nos rodea no es tan bonita como mos la pintaron allí de donde vengamos … no queda más remedio que empezar a despertar, creedme la ocasión lo merece … este tipo de experiencias, estas historias tan puras me han marcado y me han enseñan tanto que supe de una forma intuitiva que algo cambiaría para siempre dentro de mi … supe o mejor  dicho he ido sabiendo que hay dos caminos claramente diferenciados en esto de la farándula marcial: o miras a la realidad o estás perdido.

Este baño de sinceridad  con uno mismo y con el Arte, para alguien que pretende buscar el camino más cercano a la realidad supone la desesperanzadora ruptura de muchos clasicismos impuestos, de mucho fantaseo estético y sobre todo un ruptura con todo lo que venías haciendo hasta el momento. El volver a nacer al mundo de la lucha es todo un ritual de desprendimiento que no todos estamos dispuestos a realizar ( y que llega cuando quiere llegar, si es que lo hace), que tiene sus procesos y resistencias y que requiere esfuerzo y sacrificio…al menos y para quedar en tablas con nosotros mismos, hay que reconocer que no es nada fácil afrontar un cambio de sentido tan radical, menos aun cuando esta bofetada de realidad comienza en una juventud llena de vitalidad y con una personalidad aun por forjarse.

Continuará…


José Díaz Jiménez

José

José

"Si vis pacem, para bellum"

2 Comments

  1. Después de toda una vida entrenando artes marciales con diferentes miradas en cuanto a la manera de afrontar un conflicto inminente, dejando aparte todo lo demás…crecimiento interno, salud, etc…no me queda más remedio que afirmar y además sin duda alguna que la verdadera eskrima me ha mostrado algo que otras artes no han hecho…si no sigues con vida que beneficio obtienes…y entonces tu manera de funcionar cambia totalmente y pasas a un nivel distinto de ver y sentir en relacion en donde se encuentra tu cuerpo. Tener que vaciar la mochila cuesta mucho, pero cuando ves que su peso sólo te estorba no te queda otra…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.