Eskrima y MACHETERAPIA (video)

Eskrima es igual a machete (filo)…

Eskrima y Macheterapia.

Llevo casi 30 años en esto de la Eskrima, evidentemente algunos menos enseñando, unos 25 para ser exactos, cosas del destino, y desde mis comienzos como profe, debido a la falta de recursos, eso de hacernos con un «pinute» era algo de cuento de hadas, hemos tratado de forma estrecha con el filo en forma de machete.

Es una asunto que no he mostrado mucho, quizás ha sido por las reacciones de los neófitos, todo un poema la cara de la gente de allí a donde estábamos (o llegáramos) viendo que sacábamos machetes de nuestras bolsas, quizás tenga que ver con cierto tipo de complejo al no poder trabajar con un arma más fiel a la «tradición» filipina, quizás porque siempre nos miran con cara de «estás loco eso da mucho miedo…».

Eskrima y locura.

Hoy en día y con los años que voy calzando, la verdad que todo(s) me importa un carajo, a los que piensan que estamos locos, pues ya les digo yo que más locos están los que dicen hacer Eskrima (o cualquier arte marcial en la que se estudien armas) y no hayan escuchado jamás el ruido del acero al chocar o trabajado el filo como dios manda (cerca de la piel).

En mi cabeza está tatuada con fuego una de las primeras clases que tuve el honor de hacer con mi maestro Ramon Rubia, hace la friolera de casi 24 añazos, pinute en mano, lo desenvaina y me la da… yo que estaba no sabía aquello que era exactamente, tímidamente le pregunté:

-«¿Qué vamos a practicar Maestro?»
– Con cara de no entender demasiado la pregunta espetó: «Just Eskrima, José».
Esa fue su respuesta y desde ese momento todo cambió (literalmente) en mi vida.

Eskrima y el filo.

Me repito mucho, lo sé, pero no me canso de insistir en algunas cosas básicas como que Eskrima es filo y todo lo demás es consecuencia de entender muy bien esa estrecha relación a nivel movimiento y estrategia. 

El otro día trabajando con mis alumnos estuvimos definiendo una vez más la importancia de los pilares dentro de nuestro arte, es decir: desplazamientos, ángulos y distancia.

Un Machete es la escusa perfecta para poner muy finos los sentidos y las reacciones necesarias.

Alejándonos de cualquier parecido con la realidad, porque ésta tiene un cariz un tanto más colorido (a rojo sangre), me gusta hacer ejercicios dinámicos en los que las reacciones sean muy vivas, y en la que los desplazamientos tomen un protagonismo evidente, os comparto una pequeña muestra de esto que vengo hablando, unos pocos segundos de juego, diversión y experimentación en espacio reducido, no demasiadas protecciones y atención (tensión) plena, buscando economizar los movimientos y no volvernos locos con florituras innecesarias.



Jose Díaz Jiménez

Jose

Expect the unexpected...

Un comentario

  1. El filo, ese hijodelagranputa (citando a Reverte).
    Que pone (y corta) las cosas en su sitio 🙂

    Gracias José.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.