Eskrima y «no discutir con burros».

Hay cosas que uno aprende con los años, aquí una antigua fábula que representa a la perfección algo que desde hace mucho tiempo sigo a rajatabla: No discutir con burros.

Eskrima, una fábula «El burro y el tigre».

Un burro le dijo al tigre:

«La hierba es azul».

El tigre respondió:

«No, la hierba es verde».

La discusión se calentó más de la cuenta. Como no había manera de ponerse de acuerdo decidieron someter el asunto a «arbitraje». Era cuestión de lógica, para ello se presentaron ante el león, el Rey de la Selva.

Ya antes de llegar al claro del bosque, justo donde el león estaba sentado en su trono, el burro empezó a gritar:

«Alteza, ¿¿es cierto que la hierba es azul??».

El león respondió:

«Es cierto, la hierba es azul».

El burro se apresuró y continuó:

«El tigre no está para nada de acuerdo conmigo, me contradice y me molesta todo el tiempo, por favor castígalo».

El rey, tras pensar un momento, declaró solemne:

«El tigre será castigado a 5 años de silencio total«.

El burro saltó alegremente y siguió su camino contento y repitiendo orgulloso de sí mismo:

«La hierba es azul!!»...

El tigre aceptó su castigo con la entereza que caracteriza a un ser de sus características, pero antes le preguntó al león:

«Su Majestad, ¿por qué me ha castigado a mi? Después de todo es innegable de que la hierba es verde».

El león respondió:

«De hecho, tienes toda la razón del mundo, la hierba es verde».

El tigre, sin animo de ofender a su Rey, le preguntó con humildad:

«Entonces, ¿por qué me castigas a mí?».

El león respondió condescendiente:

«El castigo no tiene nada que ver con la cuestión de si la hierba es azul o es verde. El castigo es porque no es posible que una criatura valiente e inteligente como tú pierda su tiempo discutiendo con un burro, y encima vengan a molestarme con esa pregunta tan absurda».


Eskrima y «no hay tiempo para perder»

No os quepa duda, la peor pérdida de tiempo posible es el discutir con un fanático al que no le importa la verdad o la realidad, sino solo la victoria de sus creencias e ilusiones.

Con los años me he ido dado cuenta, y debo admitir que me ha costado bastante tiempo, que no es inteligente perder el tiempo (demasiado valioso y jamás regresa) en argumentos que no tienen sentido con personas que no tienen la capacidad de entender y menos aun de poner en práctica lo que dicen.

En el mundo de la Eskrima, pero también en general hay personas que, no importa cuánta evidencias les presentes, ya que no tienen el suficiente talento (la mayor parte de las veces porque no le interesa, o su interés está en otro sitio) para admitir sus fantasías.

Los burros enquistados en la farándula están cegados por el ego, el interés, sus complejos, la falta de madurez o falta de inteligencia… todo lo que quieren es tener razón incluso cuando no es así (y ellos lo saben).

Cuando la ignorancia grita, la inteligencia calla (y actúa). Tu paz y tu tranquilidad valen mucho más.

Jose Díaz Jiménez

Jose

Expect the unexpected...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.