Mitos y espadas. Parte 1. Eskrima world.


Los que nos dedicamos a la Eskrima, las espadas, el filo y sus historias nos fascinan más allá de estilos o momentos históricos a los que se refieran. Yo personalmente creo que la historia de las espadas es parte fundamental de la historia de la humanidad, nos han acompañado desde siempre y han cincelado lo que somos a golpe de acero templado, abriendo camino ante las injusticias y la vida misma.

Las primeras espadas no se saben exactamente donde surgieron, hay varias teorías. Los primeros indicios de armas con filo parece ser que eran dagas y de ahí la discusión (de la longitud para referirse a espadas o no). En futuras entradas trataré este apasionante tema con más lujo de detalles. Las espadas de hierro y acero sí queda claro que surgieron en Edad Media y empezaron a producirse en masa para ser utilizadas en las batallas. Así fue hasta que aparecieron las armas de fuego y aun así, como símbolo indeleble de lo honorable, la espada ha acompañado siempre a los ejércitos como símbolo castrense sin igual.

Durante un largo periodo de tiempo de nuestra historia, todos los grandes generales, reyes y emperadores han sido propietarios de espadas singulares. Estas armas fueron concebidas por los más grandes fabricantes de espadas de la época. Muchos manuscritos históricos documentan con franca certeza acontecimientos significativos protagonizados por éstas.

Puede ser interesante recopilar unas cuantas historias “misteriosas” de espadas legendarias que se han impregnado de leyendas y mitos que en ocasiones superaron la fama de sus propietarios. Puede que no tengan que ver directamente con nuestra Eskrima, para mi tienen todo que ver.

Las espadas eran, son y serán uno de los mayores signos de honor y valentía del guerrero. A lo largo de la historia sus historias (valga la “rebusnancia”)han ido crecido en proporciones míticas, mezclando la realidad con la ficción hasta el punto que los dos extremos son casi inseparables. Hemos encontrado espadas que podrían ser  leyendas verdaderas y cobran vida; otros tienen cuentos tan extraños que podemos sinceramente cuestionarnos su autenticidad. Sea como sea lo que sí es cierto es que nunca habrá otra arma que ha deje un mayor impacto en la historia como la espada y ahora desde Orihinal Eskrima (influida precisamente por el filo) vamos a hacerles un pequeño tributo.

1. Espadas incrustadas en piedras.

La leyenda de la Espada de Arturo es sobre todo un producto del folclore y el mito, pero existen evidencias de que la espada insertada en la piedra del cuento podría ser real. En una capilla de Monte Siepi, Italia, se encuentra una antigua espada incrustada en piedra que podría ser la clave para descifrar el origen de esta leyenda. Se cree que San Galgano fue un caballero de la Toscana del siglo 12 a quien el Arcángel San Miguel ordenó renunciar a sus malos hábitos. Argumentando que la tarea sería tan difícil como la escisión de una piedra, Galgano intentó romper su espada en una roca cercana. La leyenda dice que su hoja cortó la piedra como si fuera mantequilla. La espada aun está en la piedra, justo donde Galgano la dejó. Más tarde San Galgano fue canonizado, la leyenda de su “espada sagrada” se extendió rápidamente. La leyenda de Excalibur es anterior a Galgano, pero la adición de la espada en la piedra surgió poco después. Existe la teoría de que esta historia fue la inspiración en la vida real de la espada del Rey Arturo. Luigi Garlaschelli de la Universidad de Pavía recientemente dató la fecha de carbono de la espada en el siglo 12, que coincide con la vida de San Galgano, no es necesariamente una prueba absoluta de la legitimidad de la historia, pero abre la puerta a la imaginación.

continuará …

José Díaz Jiménez

José

José

“Si vis pacem, para bellum”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *