Realmente Eskrima.

Últimamente empiezo a cansarme un poco de hablar de la necesidad de aplicar el concepto de realidad a la práctica de Eskrima.

Eskrima y realidad

Si todo fuese como debe ser, si la gente que practica nuestro arte fuese lo suficientemente honesta con las armas, con el arte y sobre todo con ellos mismos, yo no tendría que haber dedicado tantas entradas, durante tantos años, a reclamar la importancia del combate en Eskrima y en general en el mundo de lo que vienen a ser las artes marciales.

¿Algún día despertarán? No lo sé. Llegados a este punto, me adscribo incondicionalmente a la frase de Epícteto, estoicismo puro y duro:

«Solo hay un camino hacia la felicidad y es cesar de preocuparse por cosas que están fuera del alcance de tu voluntad.»

Es muy absurdo, desde el punto de vista práctico y estratégico tener que insistir en la simplicidad de la Eskrima, insistir en la realidad, en el contacto…

«Eskrima son armas y estas no mienten.»

Funcionalidad antes que estética.

En Eskrima, sin un contacto duro, sin una dirección clara, muchos practicantes tienden a ser demasiado creativos y fantasiosos.

En este ambiente «las teorías de gimnasio» proliferan y es fácil perderse entre tanto humo.

La gente que no pelea con armas (y sin ellas) tiende a agregar más y más fantasía a su sistema. No hay un freno real (un buen golpe que ilumine su camino) a sus fantasías, imagino que es por esto que mantienen actitudes y poses cómicas pretendiendo más «sorprender a sus esbirros» que derrotar a sus adversarios.

Desafortunadamente todo esto equivale a NADA en términos combativos.

¿Donde habrá quedado aquella mentalidad del «Maestro de Esgrima» (Reverte) en la que el Maestro buscaba a toda costa la estocada perfecta? Lograrlo sería motivo de honor y orgullo personal.

Esto evidentemente no se logra danzando sin más, sino buscando y sumando heridas, cicatrices y sobre todo; experiencias de batallas.

Simplificando Eskrima.

Si alguna vez dudo de algo que estoy practicando me recuerdo a mi mismo aquella afirmación brutal de Magtutdlo Ramon Rubia, lapidaria donde las hubiera, y que me acompañará como mantra guerrero hasta el fin de mis días.

La dirección está clara, no hay pérdida posible, es mi responsabilidad elegir:

«José en realidad solo hay dos formas de hacer las cosas en la Eskrima: te mato o me matas.»

Sí, como aquello de las fuerzas especiales: «Kill or get killed». Simple, directo, efectivo. Así debe ser Eskrima, y si no, no lo será.


Jose Díaz Jiménez

Jose

Expect the unexpected...

2 comentarios

  1. «Dos formas de hacer las cosas en la Eskrima: te mato o me matas.»

    Imposible expresarlo mejor!!!

    Gracias José.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.